Leer, ¿Para qué?

Leer, ¿Para qué?
Leer es útil, si no lees no sabrás hacer nada.

sábado, octubre 27, 2007

Una bruja

Era fea, con cara redonda, con unos cuantos granos pero a la vez, ondulada, los ojos, marrones y pequeños, los tenía siempre bien abiertos por si pasaba algo a su alrededor, ella siempre estaba atenta a todo, no se le escapaba ni una, era una gran vigía.

La nariz grande, en forma de botijo, la tenía en su sitio normal, era un poco desproporcionada pero estaba bien...

La boca, la tenía grande, los labios finos y de un rojo apagado, con los dientes como perlas pero, a la vez, perlas de quita y pon...

Unas orejas largas y arrugadas, bastante puntiagudas. El pelo lacio negro como el carbón pero ya se le estaba poniendo con grandes mechones blancos, se le caía mucho el pelo, todo el día estaba sacando pelo y más pelo de su mano...

Las manos, arrugadas y feas, hechas polvo, tenía las caderas salidas para los lados y unas piernas largas y con varices y moratones y como palos...

Ya estaba viejecita, tenía ya sus años largos pero conservaba su postura de vieja amargada...

Unos días estaba de buen humor, casi todos los días, pero si la pillabas de mal humor, la cagabas...

Era flaca y alta, siempre los pantalones los llevaba por debajo de las axilas, a veces, de tan cortos, parecía que iba a pescar...

De carácter era...un poco mandona. Estaba loca pero muy loca... A veces era tranquila, buena persona. Las malas lenguas decían de ella que tenía una pata de palo vieja y carcomida. Entraba a clase con una sonrisa, salía agobiada, era una buena maestra porque todo lo que nos enseñó nos lo enseñó bien y eso tiene su mérito...

Pero lo que nunca olvidaré es lo bruja que era, veía todo, hasta detrás de ella te veía hacer cosas que no debías.

Deiane 1º A

No hay comentarios:

El ahorcado