Leer, ¿Para qué?

Leer, ¿Para qué?
Leer es útil, si no lees no sabrás hacer nada.

viernes, enero 25, 2008

Del ordenador surgían unos ruidos muy extraños

Aquel día, como todas las tardes, llegué a casa y encendí el ordenador, porque quería chatear con mis amigas.
Comencé a chatear y, en lo mejor de la conversación, oí un ruido muy extraño que venía del interior del ordenador, pero no se distinguía por dónde venía, del todo.
Miré detenidamente la torre del ordenador. Cada vez el ruido era más y más fuerte, pero yo me fui de la habitación y me fui a merendar, cuando volví, el ordenador había desaparecido por arte de magia.
No sabía qué había pasado, pero algo muy extraño seguro que había sucedido. Volví a escuchar el ruido dentro del armario, con mucho cuidado abrí la puerta. Ahí estaba encendido y chateando con mis amigas.
Fui a por la caja de herramientas de mi padre, cogí un destornillador y rápidamente fui hacia el ordenador, ahí seguía, dentro del armario, chateando con mis amigas...
Primero le di tres golpes fuertes y se salió una pieza, entonces cogí el destornillador y rápidamente puse la pieza en su sitio. Pero cuando lo coloqué todo, no chateaba con mis amigas, ahora me enviaba mensajes a mí. Diciéndome: "FRESCA, ¿POR QUÉ ME HAS GOLPEADO?". Le respondí: "FRESCO TÚ, QUE CHATEAS CON MIS AMIGAS".
Seguimos hablando un buen rato. Desde aquella tarde chateo todos los días con mi ordenador, y cuando yo no estoy él se hace pasar por mí y chatea con mis amigas y así cuando llego a casa me cuenta las conversaciones.
SOMOS GRANDES AMIGOS.
Deiane Lera, 1º A/ 2008

No hay comentarios:

El ahorcado