Leer, ¿Para qué?

Leer, ¿Para qué?
Leer es útil, si no lees no sabrás hacer nada.

lunes, noviembre 15, 2010

A pie de aula : Tonto el que no lea

M.I.R. te ha enviado un enlace a un blog:

Este fin de semana se celebró el primer congreso Tonto el que no lea, fue muy interesante participar el él y todavía más aprender de los amigos/as y compañeros/as,

Blog: A pie de aula
Entrada: Tonto el que no lea
Enlace: http://apiedeaula.blogspot.com/2010/11/tonto-el-que-no-lea.html

--
Asistido por Blogger
http://www.blogger.com/

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, me gustaría que comentases aquí qué es exactamente y cómo trabajas lo de las "cartas ortográficas". No sé si lo que usas son las barajas o el juego de las 144 fichas. Creo que puede ser muy interesante.¿Con qué niveles los usas?Gracias.

castellano dijo...

Hola:
La propuesta que expuse de forma más práctica en la ponencia del congreso se basó en el uso de las barajas de la editorial Yalde, pero se puede hacer una actividad parecida con las "fichas" de dominó, pues se trata de que los alumnos partan de un juego (las cartas o el dominó) para obtener una puntuación que pondrán en juego escribiendo un texto breve con la condición de que no hagan faltas de ortografía y de que usen las palabras de las cartas con las que han acabado el juego (en las cartas son 6, con una puntuación determinada, y en el dominó se trata de las cartas que les han quedado en la mano, una vez cerrado el "dominó", salvo el ganador que escogerá 3 o 4 cartas del "dominó" realizado)

Si hacen una sola falta de ortografía pierden los puntos y por tanto les gana el que había quedado por debajo de ellos (si no ha hecho faltas, claro), eso les hace prestar atención para no perder. Desde luego no es una actividad tranquila y silenciosa, ya que suelen acabar preguntándose a gritos entre los grupos si una palabra se escribe con "b" o con "v" o echándose broncas unos a otros por haber sido tan tontos de haber cometido alguna falta de ortografía.

Los textos pueden acabar formando un cadáver exquisito (los de cada grupo de competición, e incluso hacer uno global o uno con las contribuciones de los "semifinalistas" si se organiza una mesa final con los ganadores de cada grupo de 4 en las cartas o en el dominó)

Las puntuaciones que me inventé para el juego de cartas son las siguientes:

6 cartas de la misma dificultad ortográfica: PÓKER: 6 puntos

3 cartas con una dificultad ortográfica y 2 con otra: FULL:5 puntos

2 cartas con una dificultad ortográfica y 2 con otra: DOBLE PAREJA:4 puntos

3 cartas con una dificultad ortográfica: TRÍO: 3 puntos

2 cartas con una dificultad ortográfica: PAREJA:2 puntos

En dominó no he establecido una puntuación fija, pero se trata de conceder una cantidad determinada al ganador e ir disminuyendo la cifra para cada uno de los otros 3 jugadores, como es lógico.

Espero que este comentario haya contribuido a aclarar tus dudas, si no es así, no dudes en seguir preguntando.

Gracias por participar.

castellano dijo...

Hola:

Se me olvidó responder a la segunda pregunta, perdón.

Con quien más éxito he consechado en esta actividad es con primer ciclo de la E.S.O. (los de primero disfrutan como enanos) pero no nos engañemos, los de segundo ciclo también se entretienen y aprenden sin darse cuenta jugando a cartas (no se gritarán ni se llamarán "burro" por haber escrito alguna falta de ortografía, pero el hecho de escribir y tener que poner los cinco sentidos para mantener los puntos y que no les gane nadie es ya un logro para trabajar la ortografía en el aula y así pueden soltarse más en la creación propia (con los cadáveres exquisitos)

En bachillerato y cursos de preparación para ciclos lo he empleado en alguna guardia, así, como quien no quiere la cosa, también han trabajado la ortografía, no tanto cometiendo errores que les quitan puntos como volviendo a ver palabras correctamente escritas y utilizándolas para crear un texto. Evidentemente ha de ser algo muy puntual en estos niveles superiores.

En alguno de los centros en los que he estado, a la hora del comedor incluso venían a pedir al departamento de lengua castellana la baraja de cartas para jugar (así, en la sobremesa y sin casi quererlo, acababan trabajando la ortografía).

Gracias por participar.

El ahorcado