Leer, ¿Para qué?

Leer, ¿Para qué?
Leer es útil, si no lees no sabrás hacer nada.

jueves, noviembre 30, 2006

La muerte, tema literario

La muerte es uno de los temas literarios más destacados en todos los tiempo, a nadie dejará indiferente cualquier relato en el que ella esté presente de una u otra manera, os presento, aprovechando este mes de noviembre, algunos ejemplos de vuestros compañeros.
EL SEÑOR Y LA MUERTE
Había una vez un señor muy pobre que necesitaba trabajo y dinero por que tenía cinco hijos y su mujer, que trabajaba, se murió, y un día se encontró con la Muerte y le dijo que necesitaba trabajo y que si podía ser un trabajo tipo arquitecto, y la Muerte le dijo "Tendrás ese trabajo" y el señor le dijo "Pero tengo un problema, que no tengo ni idea de hacer planos", y laMuerte le dijo "Yo te haré todos los planos, pero tú no malgastarás el dinero en alcohol ni en cosas inútiles porque si no te morirás."
El señor iba tirando hasta que un día se fue a un bar y se gastó unos treinta euros en alcohol, la muerte se enteró y a la mañana siguiente le dijo:"A la próxima te voy a matar y tus hijos no tendrán a nadie y se morirán"
Al cabo de una semana y media, volvió a otro bar y también se gastó unos treinta euros más y la muerte lo mató y a los hijos de ese señor los mandó a un orfanato.
Josep Maria Llebot. 1º E.S.O. A
Érase una vez, un hombre que no tenía prácticamente dinero, no podía alimentar a toda su familia. Cuando volvía hacia su casa le vino un hombre por la espalda y le dijo "He oído que necesitas sueldo" CAda día tenía menos dinero así que decidió ir a pedir ayuda al priemro al que encontrara, un chico trajeado, le dijo que no, una chica bonita, otra vez, hubo varios intentos más, hasta que ya se hizo tarde y nadie le hizo el menor caso. "Yo te puedo ayudar, si quieres". El hombre se impresionó y, sin saber que era la Muerte, hicieron un pacto: "Yo te doy dinero para que toda tu familia viva con algún que otro capricho y sin tener que trabajar durante veinticinco años, con tal sólo una condición, que el año que viene, te irás conmigo.
Quedaron un día para firmar el contrato, la Muerte ya le dio el dinero y sólo faltaba que el hombre firmara el susodicho contrato. El hombre no fue muy legal ya que se libró de firmarlo y se fugó, la Muerte no estaba muy contenta y lo fue a buscar por el norte, sur, este y oeste, no le sirvió de mucho ir tan lejos, porque él, lo único que hizo fue irse al sótano de su casa, la Muerte, ya cansada de buscar, hizo un grito infernal y el hombre y toda su familia se murieron.
Joan Gordó. 1º E.S.O. A

No hay comentarios:

El ahorcado