Leer, ¿Para qué?

Leer, ¿Para qué?
Leer es útil, si no lees no sabrás hacer nada.

jueves, noviembre 29, 2007

Viaje al interior de nuestro cuerpo

Un día soñé que entraba en mi boca, que bajaba por el cuello (debía estar resfriado, porque lo tenía hinchadísimo) y pasaba por el lado de los pulmones, que los tengo perfectos, luego bajaba hacia el estómago y, mientras pasaba desde el hígado, me saludaban, y en el corazón me aplaudían.
Pero una vez llegué al estómago, ocurrió una cosa imprevista: El estómago creyó que era un alimento y envió al cerebro la orden equivocada, así pues, cuando menos me lo esperaba, ¡Me aparecieron miles de litros de jugos gástricos que amenazaban con ahogarme! Deseperado, escalé hacia arriba, otra vez, agarrándome primero en las paredes del estómago y después en las del esófago, hasta casi llegar a la boca, entonces tuve miedo de que los dientes me triturasen y por eso decidí seguir escalando hacia la nariz, donde la huída me parecía más fácil. Empecé a tocarle los pelos de la nariz, para hacerle cosquillas hasta que estornudó y, por fin, me escapé.
Lluís Roset 1º E.S.O.

No hay comentarios:

El ahorcado