Leer, ¿Para qué?

Leer, ¿Para qué?
Leer es útil, si no lees no sabrás hacer nada.

lunes, diciembre 17, 2007

Relato en que un objeto inanimado obra vida

Estaba yo en mi habitación, haciendo los deberes, cuando, de repente, escuché una voz, que yo nunca había escuchado. Bueno, vuelvo a lo mío, que es hacer los deberes, pero la vuelvo a escuchar, ésta vez no es sólo un “tic”, sino un “Eh, harías el favor de ponerme pilas de una vez”, miro hacia arriba y era mi reloj que me estaba mirando con cara de enfadado, muy enfadado; claro, hacía un mes que no le ponía pilas. Me levanté corriendo y lo cogí.

-¡Cógeme con más cuidado! ¡Qué pasa! ¿Qué quieres romperme una aguja o qué?
-Lo siento, perdón, ahora te buscaré pilas; le las pongo y todo vuelve a la normalidad, ¡Qué extraño! El reloj no se queja ni se mueve, pero vuelvo a escuchar un ti, ti, ti, ti: el despertador. Estaba durmiendo, había sido todo un sueño, pero el reloj del sueño estaba en la mesita junto al despertador con una aguja rota.

Tamara García 2º E.S.O

No hay comentarios:

El ahorcado