Leer, ¿Para qué?

Leer, ¿Para qué?
Leer es útil, si no lees no sabrás hacer nada.

jueves, mayo 01, 2008

Los dos hermanos

Había una vez dos hermanos, uno siempre estaba de buen humor y el otro, lo contrario, estaba de mal humor.

Siempre que su madre les mandaba hacer algo, Juan siempre lo hacía, aunque no le gustase, con buen humor y Pedro lo hacía refunfuñando y no se lo pasaba tan bien como Juan.

Un día, su madre les mandó a comprar porque le faltaba alguna cosa para acabar de hacer la comida, Pedro, refunfuñando, como siempre, salió por la puerta y pegó un golpe fuerte, Juan, un poco desilusionado, porque no le gusta comprar, salió contento porque, a lo mejor, pasaba algo interesante por la calle.

Estaban por la calle caminando, Pedro mirando para el suelo, enfadado como era su costumbre y no se fijaba en nada y le decía a su hermano que siempre tenían que ir ellos, y más cosas. Su hermano Juan pasaba de él porque cada vez le decía y repetía lo mismo...

Juan miraba por todas partes y, de tanto mirar, se encontró 5 €, Pedro ni se dio cuenta y siguió caminando... Un poco más adelante se encontró a una amiga del instituto, le saludó, y fue corriendo a donde su hermano que le esperaba enfrente del supermercado. Él, muy contento, entró, cogió lo que tenía que comprar y se marchó para la caja, Pedro cogía las cosas con mala leche y la apretujaba del mal genio que tenía.

Cuando llegaron a casa, Juan contó a su madre lo bien que se lo había pasado y la suerte que había tenido al encontrarse los 5 €.

Pedro no tenía nada que contar, seguía enfadado.

Moraleja: ¡Hagas lo que hagas, ponle ganas! ¡Te lo pasarás mucho mejor!

Deiane Lera, 1º E.S.O. 2007-2008

No hay comentarios:

El ahorcado