Leer, ¿Para qué?

Leer, ¿Para qué?
Leer es útil, si no lees no sabrás hacer nada.

domingo, mayo 11, 2008

Historia de intriga

Eran las 02,54, salía de la discoteca con sus amigos, cuando todos se fueron para sus casas, por sus caminos, ella se quedó sola, tenía frío y sueño y cogió un atajo, que le pareció que le llevaría antes a su casa; pero no fue así, de repente, dos hombres salieron de detrás de un contenedor, con un pañuelo en la mano, le hicieron oler a la niña, y se durmió, la metieron dentro de un camión y se la llevaron.

Su padre era un importante empresario de América, pero tenía muchos asuntos pendientes con la mafia.

A la mañana siguiente, los padres, al ver que su hija no llegó la noche pasada, empezaron a preocuparse, llamaron a todos los números de la agenda de su hija, nadie sabía nada. Llamaron a la policía, y lo primero que hicieron fue pinchar los teléfonos. Llamaron dos horas y media más tarde: Alguien habla, con voz de robot, “Tienen tres días para recuperar a su hija, o morirá lenta y dolorosamente, y lo grabarán en vídeo para que los padres vean cómo su hija sufre y muere de dolor”.

Al día siguiente, un hombre lee el anuncio en el diario, un hombre de mediana edad, trabaja de profesor en un instituto de la ciudad, habla con la policía, él estaba en la cocina, se levantó a las tres menos diez o así, porque no podía dormir, y se quería hacer una infusión, por la ventana sólo pudo ver cómo dos hombres entraban en una furgoneta, no se acordaba muy bien de la matrícula, sólo de las tres últimas letras, porque coincidían con las de su apellido, GAR: García, José María García, ése es su nombre.

Después de bastantes horas buscando, creen encontrar algo, van a todos los concesionarios de la ciudad donde venden coches con esa matrícula, y cuando creen encontrarla, el coche pertenece al padre de la secuestrada. ¿Por qué secuestraría a su propia hija?

Nada cuadra, pero cuando vas a dejar de buscar la pista, una flecha se clava a gran velocidad en un poste, justo a tu lado, lleva una nota



Sabemos quién eres y que nos buscas,
deja de buscar o te mataremos a ti también.


Te han cogido, saben quien eres, ellos son muy listos y tienen espías por toda la ciudad. De repente, se te enciende la lucecita. Sabes dóde tienen las cámaras, haces los dos recorridos de la discoteca a casa de la niña y en el callejón, en el callejón donde vive el único testigo, José María García, allí es donde hay más.

Empiezas a buscar por todo el callejón, encuentras, detrás de un contenedor, abajo, en el suelo, una pequeña ventana, lograste ver el objetivo, la niña, está en el suelo, atada de pies a cabeza, en un trastero de una pizzería, para poderla salvar te tienes que hacer pasar por un pizzero. Cuando ves a un empleado de la pizzería entrar, lo arrastras hasta el callejón, le das una paliza, y le quitas la ropa.

Se lo tragan, ahora su vida está en tus manos. Los secuestradores salen un momento y te dejan solo en la pizzería, con una patada en la puerta, la abres y rescatas a la niña, que sale por la ventana, tú sales por la puerta, vestido normal, pensando en que no te verá nadie, alzas la vista, y ves a la niña corriendo en dirección a su casa, pero tú...

De repente, se te pone un hombre delante, con una pistola apuntando a tu corazón, recita éstas palabras:

“Te lo dije”

Y dispara...

NOEMÍ CASTERAS 2º E.S.O. 2007-2008.

No hay comentarios:

El ahorcado