Leer, ¿Para qué?

Leer, ¿Para qué?
Leer es útil, si no lees no sabrás hacer nada.

sábado, febrero 13, 2010

La Cenicienta (Versión Andrea)

Érase una vez una joven huérfana que vivía con su madrastra y sus dos hermanastras. La llamaban “cenicienta”; como la obligaban a limpiar las chimeneas, siempre tenía la ropa sucia de ceniza, lo limpiaba todo.


Un día, los reyes organizaron una fiesta a la que invitaron a todas las jóvenes, querían que su hijo encontrara esposa. Cuando llegó la invitación, las hermanastras se pusieron contentísimas, porque pensaron que ellas podrían ser las elegidas, a Cenicienta no se la enseñaron. Las hermanastras de Cenicienta estuvieron varios días preparando sus vestidos y eligiendo joyas para la fiesta. Cenicienta se pasaba el día lavando y planchando...


El día de la fiesta, se fueron a la fiesta dejando a Cenicienta sola y triste en casa. La joven se puso a llorar y apareció su bondadosa hada madrina. El hada hizo una carroza, luego convirtió la ropa de la joven en un precioso traje largo. El hada le dijo “antes de las 12 has de marcharte de la fiesta”. Cenicienta llegó al palacio, todo el mundo se quedó mirándola. El príncipe se acercó a bailar con ella. Cuando sonaron las 12, la joven se marchó y perdió un zapato, el príncipe encontró el zapato y mandó que todas las jóvenes se lo probaran. Cuando llegaron a casa de la madrastra, se probó el zapato una hermanastra, le entró y el príncipe se casó con ella.


La pobre joven se quedó trabajando para la nueva reina, su hermanastra.


Andrea López 2º E.S.O. 2010

No hay comentarios:

El ahorcado